La Escuela de Equitación de la Sociedad Hípica de Brasil organizó una actividad para que los niños que acuden al curso de verano que ofrece usaran un caballo blanco de lienzo y lo pintaran con colores.

Los pequeños tomaron pintura con sus manos y cubrieron el cuerpo del animal de azul, rojo y verde.

La Orden de Abogados de Brasil (OAB), compartió la foto en redes sociales causando gran polémica entre los usuarios.

Ana Paula Vasconcelos, abogada de la OAB y activista que protege los derechos de los animales, dijo que le parece absurdo que organicen este tipo de actividades en las escuelas.

Ana Paula dijo a medios de su país que los responsables aseguraron que sería una actividad pedagógica, “mientras tratamos de educar a los niños para que tengamos una sociedad más consciente, que sepan respetar todas las formas de vida, nos encontramos con algo absurdo”, escribió en su cuenta de Facebook.

Muriell Marques, responsable de marketing de la escuela de equitación, afirmó que la pintura no es nociva ni para el animal ni para los niños. “El caballo estaba tranquilo, no estaba estresado”, dijo al medio brasileño Globo.

Medios locales informaron que el Instituto Brasileño de Medio Ambiente (IBAMA) solicitó a las autoridades del país que le hicieran una revisión al animal para asegurarse que está en buenas condiciones y exigió que se notificara a los responsables para presentar su programa pedagógico de ahora en adelante.